Ángel Romero

10 – La pedrada

nazarene, religion, easter-3291517.jpg

LA PEDRADA Jose Maria Gabriel y Galan I Cuando pasa el Nazareno de la túnica morada, con la frente ensangrentada, la mirada del Dios bueno y la soga al cuello echada, el pecado me tortura, las entrañas se me anegan en torrentes de amargura, y las lágrimas me ciegan, y me hiere la ternura… Yo

10 – La pedrada Leer más »

09 – La nacencia

gorrion, bird, birds-3950912.jpg

LA NACENCIA – Luis Chamizo Trigueros Bruñó los recios nubarrones pardos la luz del sol que s´agachó en un cerro, y las artas cogollas de los árboles d´un coló de naranjas se tiñeron. A bocanás el aire nos traía los ruídos d´alla lejos y el toque d´oración de las campanas de l´iglesia del pueblo. Ibamos

09 – La nacencia Leer más »

08 – Salve bandera

flag, spain, europe-1361373.jpg

SALVE, BANDERA Salve, bandera, tu vista mi corazón enajena. De mi patria, noble insignia, del soldado, rica prenda. Sol pequeño, más mi amor abarca tan grande esfera, que dudo si en él cabrían los amores de esta tierra. Tu eres grande, yo pequeño, mas, al mirar tu grandeza, el corazón se me ensancha y morir

08 – Salve bandera Leer más »

07 – El piyayo

men's, man, adult-991728.jpg

Rafael Flores Nieto, además de cantaor y guitarrista flamenco era vendedor ambulante, de peines. Pasó por Cuba (de ahí la cadencia a guajira de sus tangos), estuvo en prisión y muchas otras anécdotas que se alinean entre la realidad y la leyenda. Este poema que José Carlos de Luna Sánchez dedica a este personaje único

07 – El piyayo Leer más »

05 – El embargo

alley, historic center, historical-2995354.jpg

EL EMBARGO – José María Gabriel y Galán Señol jues, pasi usté más alanti y que entrin tos esos, no le dé a usté ansia no le dé a usté mieo… Si venís antiayel a afligila sos tumbo a la puerta. ¡Pero ya s’ha muerto! ¡Embargal, embargal los avíos, que aquí no hay dinero: lo

05 – El embargo Leer más »

03 – Guadalcanal

hd wallpaper, nature wallpaper, mountains-540115.jpg

HACER REÍR ES UN ARTE Al finalizar una jornada del campamento, los acampados nos reunimos al calor del fuego, cuya luz rasga la negra oscuridad, y cuyas llamas se elevan a lo alto en sencilla ofrenda al Creador. Alrededor de la fogata, los muchachos sacan lo mejor de sí mismos haciendo reír a sus compañeros,

03 – Guadalcanal Leer más »